SYLVESTER STALLONE, UN EJEMPLO DE DETERMINACIÓN

¿DIFERENCIA ENTRE SECA Y PÉRDIDA DE PESO?
30 mayo 2017
¿Se puede donar sangre durante una cura de esteroides?
4 enero 2018

Símbolo del cine estadounidense relacionado con el culturismo, Sylvester Stallone tuvo éxito en los años 70 y 80 encarnando a unos Estados Unidos triunfantes y pasó a formar parte del firmamento de actores de acción de Hollywood.   

Han pasado décadas desde entonces y el tiempo ha dejado marcas en el rostro de Sylvester Stallone, que hoy tiene 71 años. Así y todo, continúa impresionándonos con su figura digna de un deportista de categoría olímpica y su musculatura siempre tan bien torneada.  
Incluso si se trata de la caricaturización de un verdadero bruto que destroza todo lo que aparece en la pantalla, Sylvester Stallone hace que, inevitablemente, la mayoría de nosotros sienta admiración por él.

Pues detrás de sus músculos de hierro, hay un coraje y una determinación inquebrantables.

 

Comienzos difíciles

Sylvester Stallone nació el 6 de julio de 1946 en Nueva York, fruto del matrimonio entre Franck Stallone y Jacqueline Labofish. Sylvester Stallone crecerá en una cultura dual, ya que su padre es italiano y su madre tiene ascendencia ucraniana y francesa; ambos llegaron a los Estados Unidos en busca del sueño americano.

Sus problemas de conducta en la escuela le valieron la expulsión de 14 establecimientos a lo largo de 11 años. Su futuro, obviamente, no estaba en el estudio.

Se apasionó por el cine a una edad muy temprana y, a pesar de sufrir una leve parálisis facial ya de nacimiento, se marchó a estudiar actuación en Miami. Sylvester Stallone era un joven que ya sabía lo que quería y perseguía sus sueños.

Sin embargo, al final de sus estudios, sus comienzos como actor no fueron sencillos. Tuvo algunas participaciones en obras fuera de Broadway. Pero ningún rol lo catapulta al estrellato.
Después un tiempo en el que no recibió ninguna propuesta, se queda casa y acepta actuar en una película erótica, “The Party at Kitty and Stud’s”, para solventar los gastos más básicos. Su carrera está en punto muerto.

A pesar de estos tiempos difíciles, Sylvester Stallone no se dio por vencido. Y en lugar de esperar el papel que finalmente lo volvería famoso, decide ser el arquitecto de su propio destino escribiendo un escenario a su imagen y semejanza, inspirado en una pelea de boxeo a la que asistió entre Mohamed Ali y un boxeador desconocido, de nombre Chuck Wepner.  Rocky pronto vería la luz del día.

 

Una determinación inquebrantable

Los productores de Hollywood muestran mucho interés por el guion de Sylvester Stallone. El único problema es no quieren darle el personaje principal a él. En cambio, pensaron en actores como Robert Redford, Burt Reynolds y Ryan O’Neal, que eran mucho más famosos por entonces. Pero Sylvester Stallone creía ciegamente en su creación y, a pesar de recibir una tentadora oferta de 150.000 dólares por los derechos de su guion, se negó a venderlos.

A fuerza de perseverancia, acabó por cumplir su sueño y finalmente en 1976 encarnó a Rocky bajo la dirección de John G. Avildsen. Rocky fue muy bien recibida por parte del público y, a pesar de que el rodaje duró apenas 1 mes y contó con un presupuesto muy bajo, Sylvester Stallone logró que la película se llevara diez nominaciones al Oscar.   Este es el comienzo de una larga saga en la que Sylvester Stallone interpretará seis veces más el papel de Rocky (en 1979, 1982, 1985, 1990, 2006 y 2015).

A principios de la década de 1980, se puso su uniforme de combate y encarnó al personaje de Rambo, un veterano de Vietnam. Éste fue el segundo triunfo de Sylvester Stallone, quien logra restaurar la imagen de los Estados Unidos con respecto a la Guerra de Vietnam.   

En la década de 1980, Sylvester Stallone actuó asimismo en otras películas. Sin embargo, fueron los personajes de Rambo y Rocky los que más cautivaron al público, a tal punto que sus otros roles pasaron inadvertidos.

Hay que decir que el personaje de Rocky tiene similitudes con Sylvester Stallone en cuanto a situaciones que ambos atravesaron. Son personas que, en sus comienzos, tuvieron una vida difícil, pero a fuerza de determinación y coraje, lograron sobreponerse y alcanzar el éxito. Rambo, por su parte, tendría algunos rasgos oscuros de Sylvester Stallone.

Entrenamiento intensivo

Ya desde muy temprana edad, Sylvester Stallone era un apasionado por la cultura física. De adolescente, ya entrenaba en gimnasios o en los escalones del pasaron inadvertidos. Esta práctica le permitiría desarrollar y adquirir las bases de una musculatura firme y fuerte.
Pero Sylvester Stallone se entregó a fondo en sus proyectos y, para interpretar sus papeles como Rocky y Rambo, seguiría una serie de entrenamientos muy exigentes e intensos.

Para lograr los brazos de Rocky o Rambo, seguiría un programa fuera de serie, centrado principalmente en los bíceps, los antebrazos y los tríceps. En cuanto a los bíceps, los ejercicios consistieron en una serie de tirones hacia abajo y flexiones del antebrazo en la barra, así como flexiones con la polea alta y baja. Con respecto a los antebrazos, realizaba 25 flexiones de muñeca con pesas hacia arriba, luego abajo, sentado en un banco. La serie terminaba con una tracción inmóvil durante 2 minutos.

En lo que respecta a los tríceps, comenzaba con una serie de 12 prensas de banco explosivas, seguidas por 25 clips y bombas con la posición de las manos cerca una de la otra. La sesión termina con 1 minuto de recubrimiento en posición de bomba.

Sylvester Stallone combinó esta rutina con sesiones de boxeo y series de saltos de cuerda. Resultado: en 6 semanas, Sylvester Stallone había logrado ganar 5 kilos de músculos secos y sus bíceps alcanzaban los 45 centímetros de diámetro. Hoy por hoy, Sylvester Stallone mantiene une musculatura excepcional, siendo la envidia de muchos. Su fuerza física se debe principalmente a su determinación, al rigor en su entrenamiento y a la perseverancia.

Sylvester Stallone les rinde tributo a las hormonas de crecimiento.

Sylvester Stallone no sólo consumió hormonas de crecimiento para ganar masa y encarnar a su personaje de John Rambo, sino que también respalda a los demás consumidores.

“La hormona de crecimiento humano (hGH), es absolutamente nada”, dijo el actor en las columnas de la revista Time, y añadió que aquellos que la confunden con esteroides anabólicos sencillamente están mal informados.

Debido a que se ha vuelto prácticamente indetectable, la hormona de crecimiento humano se ha convertido en una sustancia ampliamente utilizada en el mundillo del béisbol y de otros deportes donde el dopaje es moneda corriente.

“Con los años, la testosterona me da una sensación real de bienestar”, dice Sly. Cree que después de 40 años, todo hombre debería interesarse en ella (la testosterona), pues mejora la calidad de vida. Convencido de ello, el actor se dará cita en diez años con sus detractores para hacer un balance.

Winstrol Coach

Estare encantado en ayudarte con tu ciclo de Winstrol

¿Eres principiante, intermedio, profesional?

Simplemente haga clic aquí para obtener su ciclo de winstrol gratis:

Quiero mi ciclo gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *